Teresa Hiramatsu, Andrés Nieto y Ricardo Borsatto
Departamento de Economía, Política y Administración Rural. FCA, UNCuyo.
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.


En este artículo, presentamos algunas conclusiones del seminario dictado por el Dr. Ricardo Borsatto “Agroecología y Extensión Rural. Desde arriba y desde abajo: experiencias brasileñas de Extensión Rural para la masificación de la Agroecología”, realizado en la Facultad de Ciencias Agrarias-UNCUYO los días 3 y 4 de mayo de 2019 en el marco del Programa de Movilidad Docente de la AUGM.


El Seminario versó sobre los avances de la agroecología en Brasil durante los últimos 15 años, analizando el impulso estatal y el trabajo desarrollado por los movimientos sociales campesinos (MSC), en un marco donde simultáneamente el agronegocio caracterizado por la “expansión y hegemonía de las producciones concentradas y con alta utilización de insumos tecnológicos” (Palmisano, 2018) se amplió y la agroecología se instaló como el marco teórico y metodológico que permite a la agricultura familiar resistir el proceso de desposesión llevado a cabo por el sistema agroalimentario (SA) corporativo de manera de propiciar su reproducción social de modo digno.


Sevilla Guzman (1998), entiende a la agroecología como “el manejo ecológico de los recursos naturales a través de formas de acción social colectiva que presentan alternativas a la actual crisis de Modernidad, mediante propuestas de desarrollo participativo desde los ámbitos de la producción y circulación alternativa de sus productos. De esta manera pretende establecer formas de producción y consumo que contribuyan a encarar la crisis ecológica y social y con ello a restaurar el curso alterado de la coevolución social y ecológica.
El avance de la agroecología puede verse en diferentes frentes: cursos de bachilleratos y posgrados, ONGs, asociaciones científicas, políticas públicas (PP), congresos, y una cantidad creciente de campesinos que producen con esta lógica. En este artículo discutiremos sobre el proceso de masificación de la agroecología sobre dos ejes: el rol del estado y el rol de los MSC. Los movimientos agroecológicos (MA) vienen trabajando en temas vinculados a la agroecología desde los 80 y 90, incorporando este marco teórico a diferentes campos como extensión rural, producción, educación, consumo, comercialización, compras públicas, etc.


La incorporación de la agroecología en la agenda pública tiene que ver con la visibilización de la Agricultura Familiar (AF) en Brasil, cuyo hito fundamental fue la masacre de 19 campesinos del Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra el 17 de abril de 1996. Esto llevó al Estado desarrollar políticas públicas (PP) específicas para la AF. El primero de ellos fue el Programa Nacional de Fortalecimiento de la AF (PRONAF), único de gran envergadura para la AF hasta 2003, año en que asume el gobierno federal una coalición de centro-izquierda, sensible a la AF y comprometida con erradicar el hambre y la pobreza en Brasil.


En esa coyuntura, comenzaron a surgir otras PP orientadas a la AF que promovían la agroecología como paradigma tecnológico. El PRONAF ganó impulso, se creó la Política Nacional de Asistencia Técnica y Extensión Rural (PNATER) para impulsar una extensión agroecológica, el PAA (Programa de Adquisición de Alimentos) y el PNAE (Política Nacional de Alimentación Escolar) para garantizar un mercado institucional para alimentos producidos por la AF. Se constituyeron más de 150 Núcleos de Agroecología (NEAs) en universidades e instituciones de investigación por todo el país y se lanzó la Política Nacional de Agroecología y Producción Orgánica (PNAPO).


Las políticas públicas para la Agroecología

Programa Nacional de Asistencia Técnica y Extensión Rural (PNATER)
El PNATER se implementó a partir de 2004. Era una política nacional para la extensión rural que tenía a la AF como su público específico, financiada con recursos públicos, gratuita para los agricultores, operada proveedores públicos o privados y que promovía la participación de sus beneficiarios tanto en su gestión como en su evaluación. Sus principales innovaciones fueron abordaje interdisciplinar, agroecología, desarrollo endógeno, control social, proceso educacional continuo-dialéctico constructivista y humanista, sistema descentralizado y plural.

 Figura 1
 Gráfico 1. nversión presupuestaria y familias destinatarias del PNATER 2010-2014
Fuente: IFPRI/UNICAMP (2018)

En cuanto al paradigma que atravesaba al programa se identifican ciertos cambios: en 2004 los ejes ordenadores eran: i-Agricultura Familiar, ii-Agroecología, iii-Metodologías Participativas, mientras que con el tiempo se pasó a: i Agricultores Medianos, ii Agricultura de base ecológica, iii-Transferencia de tecnología.

Los cambios institucionales (paradigmáticos o económicos) que sufrió el programa están vinculados a cambios en las líneas políticas internas de quienes se encuentran en el Estado en un momento particular. Algunos de los problemas analizados en el PNATER son: la estructura y burocracia del Estado, que muchas veces impide incorporar cambios innovadores; falta de preparación de los funcionarios para asumirlos; falta de acuerdo entre diferentes líneas dentro de las mismas instituciones; disputa entre gestores privados y públicos encargados de la ejecución del programa; discontinuidad del financiamiento y de los proyectos, y finalmente las dificultades para garantizar el pluralismo.

Programa de Adquisición de Alimentos (PAA)
Otro programa que nos ayuda a comprender el proceso de masificación de la agroecología, es el PAA, que hizo parte de una gran estrategia nacional de erradicación del hambre (Fome Zero). Pretendía mejorar las condiciones de seguridad alimentaria y nutricional a partir de la distribución de alimentos producidos por la AF, a sectores en situación de vulnerabilidad social. Lo interesante del programa es que se pagaba un plus del 30% a aquellos productores que entregaran alimentos orgánicos.
Entre los logros del programa pueden identificarse: diversificación de la producción; seguridad alimentaria de los AF; mercado garantizado y renta garantizada. Como situación es limitantes se advierten: peligro de que las asociaciones de la AF se conviertan en intermediarios; elevada dependencia del programa; baja representatividad de la compra estatal; Estancamiento en la compra de alimentos en el tiempo; no se constituyen sistemas locales complejos y accceso de los agricultores más organizados y tecnificados.
El siguiente gráfico muestra la participación porcentual de productos orgánicos sobre el volumen de alimentos vendidos al PAA en un determinado territorio. Puede verse que la misma va perdiendo terreno con el transcurso de los años.

 Figura 2
Gráfico 2. Volumen de alimentos vendidos mediante PAA y participación de productos orgánicos por año en el territorio
del suroeste de San Pable (2010-2015)
Fuente: Borsatto et al. (2019) 


Entre los aprendizajes que dejaron los análisis del PAA, el programa resulta muy bueno para la inclusión productiva de la agricultura campesina y combate a la inseguridad alimentaria, pero de baja efectividad para promover la transición para sistemas orgánicos de producción. 

El rol de los movimientos sociales campesinos


En Brasil los MSC tienen un rol importante en masificar la agroecología. El Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra (MST) surgió en 1984 y suma entre trescientas y cuatrocientas mil familias, presentes en todo el territorio brasilero. Su objetivo es la lucha por la tierra, la reforma agraria y la construcción de una sociedad más justa. A mediados de los 90, luego de la formación de la Vía Campesina, comienzan los debates sobre soberanía alimentaria, la agroecología, la ecología política. Para el 2010 la agroecología pasa a ser una de las banderas del mismo. A pesar de que la práctica de una agricultura basada en agroquímicos siga siendo dominante, cada vez hay más productores agroecológicos y los avances a nivel de creación de escuelas de agroecología, talleres de formación de productores, desarrollos teóricos y técnicos van consolidando la agroecología dentro del movimiento. A su vez, el MST es un ejemplo de organización que influye en muchas otras organizaciones del Latinoamérica, sus avances también son capitalizados por éstas (Borsatto y Souza-Esquerdo, 2019).


Otra experiencia es la Red de Agroecología Ecovida, que surge en 1998. Agrupa cerca de cinco mil familias de agricultores familiares, quinientos grupos de agricultores, logró 3200 certificaciones, más de 20 organizaciones de consumidores, 80 organismos de asesoría, 120 agroindustrias, 40 comercializadoras y organización en 28 núcleos territoriales. Se centran en dos redes: de formación y de certificación. Las estrategias de comercialización se centran en 250 ferias en 200 municipios puntos fijos (organizaciones de consumidores), mercado institucional, alianza con pequeños comerciantes, minorías, comercialización en la unidad de producción, mercado convencional (supermercados, restaurantes, redes), exportación, eventos, otras iniciativas (cooperativas, grupos de compras colectivas), circuito de circulación (algunos productores se especializaron en transporte). Esto implicó 1500 familias vinculadas a las rutas y tres mil toneladas de alimentos.

 foto 1
 Foto 1. Municipios con presencia de la Red Ecovida
Fuente: Perez-Cassarino y Meitelles (2018)

Reflexiones finales

Los gobiernos denominados progresistas en Brasil y en Latinoamérica apoyaron las experiencias agroecológicas, pero no como estrategia para suplantar el sistema hegemónico de producción de alimentos que también se expandió. Además, las políticas públicas son altamente dependientes del momento político y económico. La acción del Estado es fundamental para el avance de la agroecología: formación, reforma agraria, protección jurídica, conservación de la biodiversidad, etc., pero los esfuerzos deben concentrarse en fortificar organizaciones campesinas que promuevan la agroecología logrando que éstas se mantengan más allá de la coyuntura. Existen factores claves que podrían hacer que la agroecología se masifique, la percepción de los agricultores como salida a las condiciones adversas que impone el sistema agroalimentario hegemónico, la presencia de organizaciones y agencias estatales o privadas que conduzcan los procesos sociales con un discurso movilizador mediante procesos constructivistas de enseñanza-aprendizaje, una red de aliados externos (consumidores, empresas, agencias, otras organizaciones sociales).


En Brasil, el movimiento agroecológico centró muchos de sus esfuerzos en el Estado, como vía para realizar las transformaciones necesarias en el campo. Las experiencias permiten visualizar en el caso del MST, una masa de campesinos y campesinas organizados que están consolidando una idea de SA diferente al hegemónico. Mientras que en el caso de la Red Ecovida, como se han multiplicado las experiencias de producción y comercialización.
Entendemos que Brasil es un caso paradigmático en lo que refiere tanto a políticas públicas para el campo como sus experiencias de organización ciudadana. De su estudio pueden surgir valiosos aprendizajes que permitan pensar las problemáticas de los sistemas agroalimentarios de nuestras regiones.


Bibliografía
Borsatto, R. S., Altieri, M. A., Duval, H. C., and Perez-Cassarino, J. 2019. Public procurement as strategy to foster organic transition: insights from the Brazilian experience. Renewable Agriculture and Food Systems:1–9.
Borsatto, R. S. and Souza-Esquerdo, V. F. 2019. MST’s experience in leveraging agroecology in rural settlements: lessons, achievements, and challenges. Agroecology and Sustainable Food Systems 43(7–8):915–935.
Giraldo, O.F. 2018 Ecología política de la agricultura. Agroecología y posdesarrollo. El Colegio de la Frontera Sur. San Cristóbal de Las Casas.
Giraldo, O.F., Rosset, P.M. 2016. La agroecología en una encrucijada entre la institucionalidad y los movimientos sociales. Guaju - Revista Brasileira de Desenvolvimento Territorial Sustentável.
Giraldo, O. F. and McCune, N. 2019b. Can the state take agroecology to scale? Public policy experiences in agroecological territorialization from Latin America. Agroecology and Sustainable Food Systems 43(7–8):785–809
International Food Policy Research Institute (IFPRI); State University of Campinas (UNICAMP) 2018, "Evaluation of Extension Reforms in Brazil", https://doi.org/10.7910/DVN/EFUW0R, Harvard Dataverse, V1
Palmisano, T. 2018. La agricultura alternativa en el contexto del agronegócio. Experiencias en la Provincia de Buenos Aires, Argentina. Estudios Sociales (Hermosillo, Son.), vol. 28, núm. 51, 2018. Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, AC.
Perez-Cassarino, J., Meirelles, L. 2018. Rede Ecovida de Agroecologia: origens, princípios e sua concepção de comercialização. In: Perez-Cassarino et al. Abastecimento alimentar e mercados institucionais. Chapecó: Ed. UFFS; Praia, Cabo Verde: UNICV, pp 267-295.
Sevilla Guzmán, E. (1998). La Agroecología como estrategia metodológica de la transformación social. 1–7.

Descriptores:

Español: Agroecología – Extensión agrícola – Seminarios – Brasil

Inglés: Agroecology – Agricultural extensión – Seminars – Brazil