Sabrina Galli, Anna Isabella Neboli Vega, Ana Lucía Hernández y Emilce Romarión descarga pdf

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

El presente artículo es autoría de estudiantes de la carrera de Ingeniería en Recursos Naturales bajo la tutoría de Silvia Van den Bosch y Analía Herrera la Secretaria de Extensión de la Facultad de Ciencias Agrarias (FCA), y está enfocado a la concientización en el uso del papel en el ámbito de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Cuyo (Uncuyo).

Introducción

La deforestación es uno de los problemas ambientales más graves a nivel mundial. Debido al consumo masivo de madera se talan miles de hectáreas de bosques, y el 40 por ciento se destina a la producción de papel. Argentina es uno de los países con mayor tasa de deforestación en el mundo: entre 2002 y 2006 se perdieron 300.000 hectáreas de bosques, lo que equivale a 18 veces la superficie del Gran Mendoza.

Los bosques naturales desempeñan una función esencial en el ciclo del agua, la conservación de los suelos, fijación de carbono y la protección de los hábitats, en particular los de los polinizadores, ya que ofrecen sombra y refugio. A nivel mundial, el área de bosque natural está disminuyendo y aumenta la de bosques plantados. (FAO, 2015).

Sumado a la deforestación masiva que genera la industria de pasta-papel es importante destacar que la misma es una gran consumidora de agua y energía. Emplea a su vez una serie de productos químicos nocivos y por lo tanto contribuye significativamente a la contaminación del aire y del agua. (Doldán y Chas, 2000).


En la UNCUYO se utilizan unas 30 millones de hojas de papel al año, en las oficinas, impresoras, fotocopiadoras u otros usos. Probablemente, cada día utilizas y desechas gran cantidad de papel que puede ser reciclado (Fuente: UNCuyo Separa sus residuos).
Con el pequeño gesto de separar el papel, para luego reciclarlo, se contribuye a disminuir los residuos y a desacelerar la devastación de los bosques. Si sólo la mitad de la población mundial reciclara se salvarían 8 millones de hectáreas al año, se evitaría un 73 por ciento de la contaminación ambiental producida en el proceso de fabricación de papel y se obtendría un ahorro energético en todo el mundo.

El Proyecto “Gestión Responsable del papel” fue implementado en el 2016 por la Secretaría de Extensión y Vinculación en la FCA y en el ITU, y surgió con el objetivo de fomentar el consumo responsable y la gestión correcta del papel utilizado por la comunidad educativa. Para ello, las/os estudiantes realizamos campañas de concientización, talleres de educación y acciones prácticas dirigidos a algunas cátedras y secretarías para que se incorpore el concepto de “las 3 R” de los residuos: REDUCIR, REUSAR Y RECICLAR, y se empiece a realizar la separación del papel en esos espacios.

 foto 01
Algunas/os talleristas realizando el primer taller del proyecto el 8 de abril del 2016. 

¿Cómo comienza el proyecto?

El proyecto nació con una prueba piloto que se realizó en la Secretaría de Extensión y Vinculación (SEyV) por la iniciativa de dos estudiantes de nivel secundario, que realizaron sus prácticas en la Secretaría: Rosario Segura y Agostina Garro, del Instituto San Pablo. Por medio de este proyecto, se pretende potenciar el de “Gestión de Residuos de la FCA UNCuyo”, que fue impulsado por estudiantes de la Facultad de Ciencias Agrarias (FCA) y que está bajo la dirección de la Comisión de Higiene y Seguridad y se articula con el programa “UNCuyo Separa sus residuos”, del Instituto de Ciencias Ambientales. A través de estas acciones conjuntas, se busca imprimir coherencia ética al accionar académico de la FCA, con las teorías propuestas sobre estos temas.

Articulación con la Universidad
Ocurre en el marco del Proyecto “Gestión de Residuos y Recuperación de Materiales Reciclables en el Campus de la UNCuyo” que viene gestándose hace un tiempo, a partir del trabajo articulado del Instituto de Ciencias Ambientales de la secretaría de Desarrollo Institucional y Territorial, el CICUNC y las dependencias académicas.

Recorrido por la primera etapa
Comenzamos con reuniones del equipo de trabajo para coordinar tareas y establecer criterios acerca de la interpretación de las 3R. El equipo estuvo coordinado por Silvia Van Den Bosch y Analía Herrera.

En base a esto, los/as integrantes del proyecto llevamos a cabo un taller coordinado por Analía Herrera y Zoé Palmés con técnicas de educación popular. Entre todos/as se pudo consensuar que la forma de realizar estos talleres iba a ser no convencional.

Surgieron ideas, debates y propuestas para llevar a cabo esta metodología de trabajo con las diferentes cátedras. En esta primera etapa se logró realizar talleres con 16 cátedras y secretarías. En general, se encontró buena aceptación de la idea y se coordinaron días y horarios con los/las profesores/as y el personal a cargo de las mismas para poder armar equipos y llevar a cabo los talleres.

Cada taller comenzaba con una distensión de los presentes con preguntas personales para conocernos. Luego, con preguntas a los miembros de las cátedras y secretarías, se reconocieron percepciones de la temática (las ideas que se tenían sobre los conceptos de las 3R: REDUCIR, REUSAR, RECICLAR); y se definieron cada uno de estos después de debatir acerca de las diferencias que fueron surgiendo. Las/os profesores contaron acerca de las experiencias sobre el uso del papel en su vida cotidiana y académica aportando ideas al Proyecto.

 foto 02
Las definiciones de las 3R realizadas en uno de los talleres.

Finalmente se consultó acerca de las motivaciones y beneficios de llevar a cabo una gestión responsable del papel en la FCA, y se procedía a anotar lo que surgía en un afiche o pizarra, separándolo en categorías: Social, Ambiental, Económica, sin que los integrantes de las cátedras supieran de las mismas. Cuando se terminaban de exponer los fundamentos, se les explicaba a los/las profesores/as la manera en que habían sido agrupados y pensábamos juntos/as si alguna de éstas ideas no había surgido y por qué motivo.

 foto 03
Taller realizado con la cátedra de Agricultura Especial el día 12 de abril del 2016 


.

Conclusión
El resultado de los talleres de educación popular fue muy positivo, tanto para nosotros/as como para los/as miembros de las cátedras y secretarías. Pudimos notar que con esta metodología no tradicional, se pudo sacar más provecho de lo que queríamos transmitir y así poder abordar este proyecto de manera integral, para que todos/as se sientan parte del mismo y hacer notar que cada acción o idea vale, por más pequeña que sea, a fin de poder realizar un uso más sustentable de este material tan demandado y utilizado en la comunidad académica.

Esperamos que la comunidad universitaria siga siendo parte en la concientización de esta realidad y en pos de realizar acciones concretas acerca del uso y gestión responsable del papel.

 

Bibliografía
Doldán García, X.; Chas Amil, M.L. (2000). La contaminación de la industria de pasta-papel en Galicia: un análisis de flujos de materiales y energía. Estudios de Economía Aplicada, n°18, páginas 143-158. http://www.redalyc.org/html/301/30118206/. Consulta: 4 de noviembre 20017.
Evaluación de los recursos forestales mundiales 2015. Compendio de datos.
F.A.O. Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Roma, 2015.